Marta Sanmamed - Aquí yace... o no

 Paracelso

Paracelso

Memorial de Paracelso

Médico

Falleció el 24 d septiembre d 1541

Célebre  Paracelso Este memorial es célebre.

Biografía de Paracelso

Theophrastus Bombast von Hohenheim, conocido como Paracelso fue un alquimista, médico y astrólogo suizo. El nombre Paracelso (Paracelsus, en latín), que escogió para sí mismo y por el que es generalmente conocido, significa «superior a Celso», un médico romano del siglo I.

Fue conocido porque se creía que había logrado la transmutación del plomo en oro mediante procedimientos alquimistas y por haberle dado al zinc su nombre, llamándolo zincum.

Estaba contra la idea que tenían entonces los médicos de que la cirugía era una actividad marginal relegada a los barberos.

Sus investigaciones se volcaron sobre todo en el campo de la mineralogía. Viajó bastante, en busca del conocimiento de la alquimia. Produjo remedios o medicamentos con la ayuda de los minerales para destinarlos a la lucha del cuerpo contra la enfermedad.

Otro aporte a la Medicina moderna fue la introducción del término sinovial, de allí el líquido sinovial, que lubrica las articulaciones. Además estudió y descubrió las características de muchas enfermedades, sífilis y bocio entre otras, y para combatirlas se sirvió del azufre y el mercurio.

Se dice que Paracelso fue un precursor de la homeopatía, pues aseguraba que "lo parejo cura lo parejo" y en esa teoría fundamentaba la fabricación de sus medicinas.

Introdujo el uso del láudano. A pesar de que se ganó bastantes enemigos y tuvo fama de mago, contribuyó en gran manera a que la Medicina siguiera un camino más científico.

Aportó datos alquímicos. A Paracelso le atribuimos la idea de que los cuatro elementos, tierra, fuego, aire y agua, pertenecían a criaturas fantásticas que existían antes del mundo.

"Esto prometo: ejercer mi medicina y no apartarme de ella mientras Dios me consienta ejercerla, y refutar todas las falsas medicinas y doctrinas. Después, amar a los enfermos, a cada uno de ellos más que si de mi propio cuerpo se tratara. No cerrar los ojos, y orientarme por ellos, ni dar medicamentos sin comprenderlo ni aceptar dinero sin ganarlo".